YouTube se ha convertido en fuente de consulta y aprendizaje para médicos  

El consultar los tutoriales de YouTube para realizar un sinfín de tareas, arreglos, reparaciones y cuanto se puede arreglar en casa es actualmente una práctica muy común. La novedad aquí es que ahora hasta los profesionales de la medicina utilizan este medio audiovisual para aprender cómo se realizan determinados procesos quirúrgicos antes de hacerlos en la vida real por primera vez.

De la sorpresa y el beneplácito de los médicos, han pasado a la preocupación por lo que ahora exigen que el contenido que se suba a YouTube sea mucho más cuidado, filtrado y principalmente especializado.

Esto fue lo que impulsó a un doctor a crear Osso VR, una empresa cuyo propósito es la creación de videotutoriales que brindan información de mucho interés a los médicos, con el propósito de que preparen sus intervenciones quirúrgicas antes de hacerlas en los quirófanos de verdad, en entornos virtuales.

Este médico se llama Justin Barad, quien se valió muchas veces de YouTube para conseguir información de cómo se utilizaba un instrumento que antes no había utilizado o como de realizaba determinado procedimiento.

Mejor aún pues este medio virtual no solo aumentó sus conocimientos sino que le sirvió de guía para realizar algunos procedimientos en quirófano en tiempo real. Pensó entonces en, por que no emprender un proyecto propio con miras a apoyar a otros médicos.

Así nació la startup Osso VR, una herramienta increíble en forma de plataforma de consulta donde encuentran video tutoriales con procedimientos médicos preparados por profesionales para que otros colegas se familiaricen con los procedimientos y preparen sus operaciones.

Así como este médico de apellido Barad, muchos otros miembros del gremio consiguieron en esta plataforma una fuente muy potente de información y lo que da cuenta del éxito de este medio es la cantidad de visitas que reciben estos videos, según la investigación llevada a cabo por la CNBC.

Desde la operación de una catarata hasta una operación estética, todo está allí documentado y a la disposición de miles de médicos deseosos de seguir aprendiendo ciertas técnicas quirúrgicas y manejo de instrumentos.

Esto además los motiva a subir sus propios procedimientos para que le sirvan de apoyo a otros colegas que así lo requieran. Al comparar la cantidad de videos de este tipo que se suben a YouTube desde el 2009 hasta el 2019, la cantidad pasó de 500 a 20.000 videos.

Pero más allá de lo que esto puede producir en los profesionales de la medicina, existe la inquietud de que la plataforma regule este tipo de contenidos, con algún tipo de verificación para mayor seguridad, como lo sugiere el cirujano cardiovascular Oliver Aalami.

Esto definitivamente es necesario debido a que como ocurre con otros videos tutoriales, algunos son más de fiar que otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *