Terapia con células madre para reparar los cartílagos de las rodillas

En los últimos años, la terapia con células madre ha sido aclamada como una cura milagrosa para muchas afecciones, desde las arrugas hasta la reparación de la columna. En estudios con animales, los tratamientos con células madre se han demostrado prometedores para diversas enfermedades, incluidas las enfermedades cardíacas, la enfermedad de Parkinson y la distrofia muscular.

La terapia con células madre también podría potencialmente tratar la osteoartritis (OA) de la rodilla. En la OA, el cartílago que cubre los extremos de los huesos comienza a deteriorarse y desgastarse. A medida que los huesos pierden esta cubierta protectora, comienzan a frotarse entre sí, lo que causa dolor, hinchazón, rigidez y, en última instancia, pérdida de la función y la movilidad.

Millones de personas alrededor del mundo viven con OA de rodilla. Por lo que muchos buscan formas de regenerar cartílago rodilla. La mayoría de las personas controlan sus síntomas mediante el ejercicio, la pérdida de peso, los tratamientos médicos y la modificación del estilo de vida.

Si los síntomas se agravan, el reemplazo total de rodilla es una opción. Más de 600.000 personas al año se someten a esta operación solo en países como Estados Unidos. Sin embargo, la terapia con células madre puede ser una alternativa a la cirugía.

¿Qué es el tratamiento con células madre?

El cuerpo humano fabrica constantemente células madre en la médula ósea. Según determinadas condiciones y señales del cuerpo, las células madre se dirigen a donde se necesiten.

Una célula madre es una célula básica inmadura que aún no se ha desarrollado para convertirse, por ejemplo, en una célula de la piel, una célula muscular o una célula nerviosa. Existen diferentes tipos de células madre que el cuerpo puede usar para diferentes propósitos.

Hay evidencia de que los tratamientos con células madre funcionan al hacer que los tejidos dañados en el cuerpo se reparen a sí mismos. Esto a menudo se conoce como “terapia regenerativa”.

No obstante, la investigación sobre el tratamiento con células madre para la OA de la rodilla es algo limitada y los resultados de los estudios son mixtos.

Algunos expertos en la materia no recomiendan actualmente el tratamiento con células madre para la regeneración del cartílago de la rodilla, por las siguientes razones:

Aun no existe un procedimiento estándar para preparar la inyección. No hay pruebas suficientes para demostrar que funciona o sea seguro. A día de hoy, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) considera que el tratamiento con células madre está “en investigación”. Hasta que estudios adicionales puedan demostrar un beneficio claro de las inyecciones de células madre, las personas que opten por este tratamiento deben pagarlas por su cuenta y deben comprender que es posible que el tratamiento no funcione.

Dicho esto, a medida que los investigadores aprendan más sobre este tipo de tratamiento, algún día podría convertirse en una opción viable para el tratamiento de la OA.

Inyecciones de células madre para las rodillas

El cartílago que cubre los extremos de los huesos permite que se deslicen suavemente entre sí con una ligera fricción. La OA daña el cartílago y aumenta la fricción, lo que provoca dolor, inflamación y pérdida de la movilidad.

En teoría, la terapia con células madre utiliza los propios mecanismos de curación del cuerpo para ayudar a reparar y retrasar el deterioro de los tejidos corporales, como el cartílago.

La terapia con células madre para las rodillas tiene como objetivo:

  • Ralentizar y reparar el carilargo dañado
  • Disminuir la inflamación y reducir el dolor
  • Posiblemente retrasar o prevenir la necesidad de una cirugía de reemplazo de rodilla

En términos más sencillos, el tratamiento implica:

  • Extraer una pequeña cantidad de sangre, generalmente del brazo
  • Concentrar las células madre juntas
  • Inyectar las células madre de nuevo en la rodilla

¿Realmente funciona?

Varios estudios han concluido que la terapia con células madre mejora los síntomas de la artritis de la rodilla. Si bien los resultados generales son prometedores, se necesita más investigación para descubrir:

  • Cómo funciona
  • Cuál es la dosis correcta
  • Cuánto durarán los resultados
  • Con qué frecuencia se necesitará el tratamiento
  • Efectos secundarios y riesgos

El tratamiento con células madre para las rodillas no es invasivo y los estudios sugieren que los efectos secundarios son mínimos. Después del procedimiento, algunas personas pueden experimentar aumento temporal del dolor y la hinchazón. Sin embargo, la inmensa mayoría de las personas que reciben inyecciones de células madre no presentan efectos secundarios adversos.

El procedimiento utiliza células madre que provienen de su propio cuerpo. En teoría, esto reduce drásticamente el riesgo de efectos secundarios graves. Por otro lado, existen varias formas de recolectar y procesar las células madre, lo que probablemente afecte las diversas tasas de éxito de los estudios publicados. Puede en un futuro cercano, este tratamiento sea la mejor opción mara muchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *