Los purificadores de aire, ¿cuáles son los más adecuados?

Todos estamos ya familiarizados con las diferentes recomendaciones para prevenir la propagación del coronavirus. Sin embargo, a medida que los casos confirmados de COVID siguen aumentando en todo el país, se hace necesaria la adopción de nuevas medidas de protección, sobre todo en los espacios cerrados e interiores.

El Gobierno español ha elaborado una guía en la que establece que una buena ventilación es el factor indispensable para mantener limpio y saludable el espacio interior de un edificio. Ya se trate de la propia vivienda, la oficina o el local comercial, es fundamental ventilar de forma regular el ambiente. Pero, ¿qué ocurre si no se dispone de un sistema de ventilación adecuado?

El uso de los purificadores de aire para ventilar

Los purificadores de aire se han convertido en una de las mejores soluciones para reducir la presencia de virus e impurezas en el ambiente de los espacios cerrados. Diversos estudios recientes indican que los filtros HEPA con los que suelen estar equipados estos purificadores eliminan el 99% de impurezas, incluidas las que portan el virus del COVID-19.

La ventilación y filtración del aire del interior de los edificios es clave para prevenir la transmisión aérea del virus y otras enfermedades. Un edificio que esté mal ventilado y tenga un trasiego de personas periódico supone un importante riesgo de contagio. No en vano, el virus del COVID puede permanecer en el aire durante varias horas.

Dado que el virus del COVID se propaga a través de gotitas y/o aerosoles, estos patógenos que van por el aire pueden ser capturados por los filtros HEPA de los purificadores. Estos aparatos, por tanto, se convierten en un excelente complemento para lograr ventilar un espacio cerrado.

Si se utilizan estos purificadores con la propia ventilación del edificio, los resultados son excelentes. Pero en caso de no poder contar con la suficiente ventilación, el uso del purificador de aire se antoja como imprescindible para que el aire se pueda renovar y limpiar varias veces en una hora.

Los filtros HEPA del purificador del aire

Antes de comprar un purificador de aire, hay que asegurarse que venga equipado con filtros HEPA. Estos filtros de aire son de alta eficiencia para capturar las partículas nocivas que flotan en el aire. De hecho, son filtros capaces de filtrar más del 99% de estas partículas y de un tamaño ínfimo, como el del virus del COVID-19.

Además, hay que verificar que el purificador esté certificado y homologado por las autoridades sanitarias para su uso residencial y comercial. Esta certificación es la que avala su eficiencia y es la mayor garantía de que limpiará el aire del ambiente y lo convertirá en totalmente saludable.

En este sentido, hay que mencionar a los Purificadores Mitsubishi como uno de los mejores dispositivos de este tipo que existen en la actualidad en el mercado. La gama de aparatos de esta firma japonesa son aptos para todo tipo de espacios interiores y están equipados con la más alta tecnología.

Precisamente, vienen con filtros HEPA de doble capa para capturar el 99% de las partículas contaminantes del aire. A su vez, incorporan sensores de alta precisión y filtros de carbono para eliminar los malos olores. Los purificadores de Mitsubishi Electric son los más recomendados para reducir la propagación del COVID en los espacios cerrados.

Cómo funciona un purificador de aire

Los purificadores de aire filtran las partículas contaminantes que se encuentran en el aire y limpian el ambiente de un espacio interior. Estos dispositivos constan de un filtro y un ventilador. El purificador aspira el aire y lo pasa a través del filtro. Este es quien elimina las pequeñas partículas nocivas que haya en el aire y lo expulsa de nuevo ya limpio a la habitación.

Antes de la llegada del coronavirus, los purificadores de aire se encargaban de reducir el humo dentro de un edificio o de eliminar alérgenos comunes (ácaros, bacterias, polvo, pelos de animales, etc.). Ahora han aparecido como la mejor alternativa para limpiar el aire nocivo de los espacios cerrados mal ventilados.

Los purificadores aumentan la circulación del aire. Lo que hacen, pues, es refrescar el ambiente con aire limpio y nuevo, eliminando aquel que, potencialmente, podría estar contaminado e infectado con el virus del COVID. En el instante en el que el virus se adhiere a una gotita respiratoria, el filtro HEPA del purificador puede captarlo y eliminarlo del ambiente.

El uso de estos aparatos en aquellos espacios en los que no hay una ventilación adecuada es más que fundamental en estos momentos. La vuelta al trabajo de forma gradual o el regreso de los más pequeños y jóvenes a las clases presenciales puede suponer un importante riesgo de propagación del virus si no se ponen las medidas adecuadas para ello. Los purificadores de aire con filtro HEPA son una magnífica solución a este respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *