Los problemas más habituales del iPhone

El iPhone está considerado como uno de los mejores teléfonos móviles del momento, pero esto no quiere decir que no dé problemas.

Por fortuna, hay muchas soluciones y tenemos muchos servicios técnicos que se especializan en la reparación de los más comunes.

Sin más preámbulos, vamos a ver algunos de los problemas más habituales y sus posibles soluciones:

Los 4 problemas más comunes del iPhone

Falta de memoria

Esto suele ocurrir con los iPhone de menor capacidad (los de 8GB o 16GB), pero también nos podría ocurrir perfectamente con los de 64GB o hasta con los de 128GB, dependiendo de los contenidos que almacenemos y el sistema operativo instalado.

La solución es obvia: ampliar la memoria del iPhone. En un servicio técnico profesional pueden copiar los datos del boot de la memoria y escribirlos a la nueva memoria, para así no perder nada.

Si no quieres ampliarla, siempre está la opción de borrar las apps que más ocupan, vaciar el historial de datos o limpiar la cache.

Congelación de pantalla o bloqueo del móvil

Esto les pasa hasta a los mejores. Puede ocurrir en cualquier momento, sobre todo en aplicaciones o juegos que requieren de un mayor nivel de recursos.

Pulsa el botón de reposo / activación del lateral móvil para ver si podemos salir de la app. Si no funcionase, deja pulsados los botones de reposo / activación y home para reiniciar el teléfono.

Si aún así no te funciona, puedes llevar a un servicio técnico profesional, puedes reparar tu móvil en Madrid, o a cualquier parte, siempre cuando sea un servicio técnico en el que confiar.

El teléfono no enciende

Este problema puede tener muchas explicaciones: puede que la batería se haya agotado, que no cargue, que el sistema operativo esté estropeado o, en el peor de los casos, que la placa base se haya estropeado.

Lo cierto es que reparar placa base iphone es posible, y comprar una nueva no es necesariamente cara, pero necesitarás llevarlo al servicio técnico.

La pantalla se ha roto

Otra de las peores cosas que nos pueden pasar, ya no sólo con un iPhone, si no con cualquier teléfono móvil.

En un descuido se nos ha caído al suelo y cuando lo giramos nos damos cuenta de que la pantalla está rota.

No queda otra: hay que cambiarla, pero hay que hacerlo bien.

Los componentes de un móvil son tan pequeños que el más mínimo error puede dejarlo inutilizado.

Es bastante habitual encontrarse con el problema de “me salen líneas tras cambiar la pantalla y probablemente sea porque no se ha hecho bien.

No te la juegues: lleva el móvil al servicio técnico y, aunque te cueste algo más, lo tendrás como nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *