La tecnología revoluciona al sector alimentario

El sector alimentario sufre grandes cambios y esto se desprende de un estudio realizado por la empresa holandesa ING, quien explica que actualmente la tecnología está aplicando técnicas informáticas de avanzada como la impresión 3D, la robótica, los sistemas y procesamiento de datos entre otras.

Los ingleses la llaman ‘food tech’ y  ha traído consecuencias asombrosas ya que provoca la transformación significativa de los alimentos (vegetales y frutas).

La impresión 3D, aunque en el campo de la comida se halla en una etapa de experimentación al igual que la tecnología celular y la nanotecnología; ING considera que en el futuro será primordial para personalizar la producción. Habrá que romper paradigmas para regularla, aplicarla industrialmente y lo más importante que el consumidor la acepte. Un ejemplo es el que utilizó la NASA para preparar pizza, este mismo aparato ha servido para los que no consumen alimentos sólidos.

ING asevera que fueron superadas todas las dificultades para llevar a cabo la robotización de la manufactura alimentaria.

Los robots manipulan diversidad de alimentos hasta los más delicados, cumplen con la seguridad y se mueven indistintamente en ambientes húmedos, fríos y calurosos. Existen dos tipos, los especializados que auxilian en tareas concretas y complicadas como procesar vegetales, cortar carnes o empaquetar los productos, y los genéricos que sirven para mover cosas pesadas.

Con la robótica afirman los estudiosos de ING,  se somete la dependencia al trabajo y aumenta la eficacia de las compañías. Asimismo, el ser humano interfiere menos en la producción y el peligro de contaminación es poco. La compra de robots ha crecido considerablemente, de hecho Europa ha obtenido algunos prototipos últimamente.

En la industria de la comida, la tecnología de datos se hace sentir, pues prevé la producción, ofrece información a los consumidores sobre cuál es el origen de los alimentos que consumen; a los empleados los asesora para que vigilen el proceso y lo mejoren. Ella puede destinarse igualmente a la ganadería y agricultura.

Es muy eficiente para atesorar el perfil, la función y calidad de las elaboraciones, ya que sabemos que los consumidores solicitan productos saludables, frescos, libres de químicos y conservantes.

Prueba de dicha tecnología es la esterilización y pasteurización que son procesamientos de alta presión. Se usan en platos preparados, carnes, zumos u otros alimentos. También la conocida ‘campo eléctrico pulsado’, demanda menos energía y baja temperatura; es una opción para pasteurizar sopas y jugos. Con ellas, los productores garantizan que los artículos procesados conserven su frescura y requieran menos aditivos.

Finalmente, la cantidad de aluminio, plástico y papel que se emplea para presentar la comida, preocupa al hombre por la contaminación que producen, sobre todo por el calentamiento global. La robótica ofrece envoltorios comestibles que evitan este problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *