La tecnología de Nintendo Labo es capaz de dar mucho más manteniendo la sencillez

Tras el anuncio de Nintendo, la imaginación de sus seguidores se puso a volar pensando en que traería de nuevo la marca para mejorar la experiencia de la tecnología del Switch, resultando toda una sorpresa lo que al final trajo al mercado Nintendo Labo.

Pocos seguramente pudieron imaginar que Nintendo Labo utilizaría nada más y nada menos que un material tan a la mano de todos como el cartón, para traer a los usuarios una nueva forma de disfrutar del Switch.

Una decisión de la conocida y experta marca, que ha dejado a más de uno atónito mientras asimilan cada quien desde su punto de vista las bondades y los contra de Nintendo Labo, que lejos de lo que hasta ahora las marcas especializadas en videojuegos buscan, que es traer al mercado productos dotados con nuevas tecnologías y 100% progresistas, se ha decantado esta vez por un producto donde la sencillez es lo que prevalece, sin que ello le impida sacar provecho de la tecnología existente y dando al usuario un experiencia enriquecedora y satisfactoria.

La tecnología de Nintendo Labo es capaz de dar mucho más manteniendo la sencillez

Aún es temprano para determinar los alcances de Nintendo Labo, muchas interrogantes se irán resolviendo en el camino, no obstante es casi imposible no pensar si esta vez tendrá mayor éxito que en ocasiones anteriores cuando la marca ha introducido otros periféricos sin mayor penetración y con muy poca contundencia.

Existen diferencias que pudieran hacer de este nuevo lanzamiento de Nintendo algo distinto, ya que antes de ponerlo en uso, el usuario debe primera montarlo, lo cual supone una experiencia adicional que  puede ser muy gratificante y más allá de esto la posibilidad de utilizar estos accesorios a base de cartón en otros juegos, lo cual sería bastante interesante y le aportaría más valor a estas piezas.

En el caso del Nintendo Labo, hay que valorar que se trata de un juguete con el que el usuario podrá utilizar con su consola, lo cual trasciende a la ya grata experiencia de montarlo y decorarlo a su entero gusto y satisfacción, bien con alguno que otro accesorio comercializado por la marca o con lo que tenga en casa para hacer de su pieza, una única.

Esto pudiera justificar su precio y facilitar la labor de los más pequeños, que es la de convencer a sus padres de pagar lo que vale cada cartón armable.

En fin, es complicado determinar desde ahora mismo si Nintendo Labo tendrá o no el éxito esperado, lo que sí se puede anticipar es que dependerá sin lugar a dudas de que los usuarios lo acepten, que tengan la disposición de usarlo en sus juegos y que den el justo valor al precio que hay que pagar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *