El peligro de los cargadores públicos

Si hay un problema del cual adolece cualquier fabricante de teléfono móvil es la duración de la batería. Es por ello por lo que es normal que toda aquella persona que disponga de un Smartphone, tenga siempre consigo el cargador correspondiente. Sin embargo, en algunas grandes ciudades, como pueda ser por ejemplo el caso de Madrid, en el Metro, se puede ver la presencia de lo que se denomina como cargadores públicos que no son otra cosa que unos puntos USB que permite cargar el teléfono móvil. Pero, ¿hasta qué punto hay que fiarse de estos puntos de carga pública?

Usurpación de datos y baja seguridad

La respuesta tendría que ser una llamada a la tranquilidad ya que esos puntos de carga están colocados por el consistorio y por lo tanto no debería haber razón para la alarma. Sin embargo, son muchas las personas las que aseguran que se podían haber instalado tomas de corriente. De esta manera no solo el teléfono móvil se cargaría más rápido sino que no habría estas suspicacias. ¿Quién nos puede asegurar que esta toma USB no se utiliza para usurparnos los datos más confidenciales de nuestros teléfonos móviles o tabletas?

Como no podía ser de otro modo, desde las autoridades ya se ha llamado a la calma y se ha dicho que la instalación de estos puntos es mucho más barata que la instalación de tomas eléctricas. Además, aseguran que a día de hoy todos los dispositivos avisan cuando se están transfiriendo datos. Sin embargo, ¿qué sucede si nos descuidamos? ¿Y si no tenemos una versión de nuestro sistema operativo que nos permita ver esa transferencia? Preguntas ante las que no hay respuesta y que solo se pueden contestar con la propia prudencia del ciudadano aunque la verdad sea dicha, no parece plausible que el Ayuntamiento de turno robe nuestra información más personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *