El “fraude amistoso” de Facebook

La Red Social Facebook a través de estos últimos años ha venido enfrentando altibajos, debido a la aplicación de sus administradores y de prácticas cuestionables en el uso de la misma, donde se ha hecho del dominio público.

Por ejemplo la utilización de los datos privados de los usuarios de esta red con fines desconocidos para muchos.

En este caso se trata de algo más delicado,  peligroso y muy cuestionable, porque se refiere a un tema donde intervienen niños que son manipulados malintencionadamente, con tácticas inadecuadas de persuasión, para que gasten dinero de sus padres en la compra de videojuegos, con el agravante de que los padres no están al tanto de la situación.

Esta práctica denominada fraude amistoso, consistía en manipular a los niños seguidores de los videojuegos para que mediante el uso de las tarjetas de sus progenitores, hicieran compras en línea sin saber que estaban usando dinero real y de esa forma hacerse de grandes ingresos monetarios de forma fraudulenta.

Todo esto quedó al desnudo cuando se hizo pública una demanda en grupo a la que se enfrenta Facebook, de acuerdo a una publicación realizada la semana pasada. La denuncia fue presentada por un grupo de padres que fueron víctimas de esta controvertible táctica.

Es en esta demanda que se enumeran con detalle los múltiples casos de niños que hacían pequeños cargos a la tarjeta  cada vez que el juego se lo sugería, en ocasiones cada cargo podía ser de 20 dólares cada uno.

Amenazas cibernéticas entre niños de 8 a 12 años

Los niños fueron utilizados y engañados utilizando técnicas de manipulación para su objetivo.

Es evidente que la empresa no era ajena en absoluto a lo que estaba sucediendo, aun así continuaba animando a los desarrolladores de videojuegos a seguir utilizando la vulnerabilidad de los niños como objetivo de consumo y medio para adquirir jugosos beneficios económicos.

Esta situación se prolongó durante años, decidiendo ignorar el problema y pese a que empleados conscientes alertaron de lo que estaba aconteciendo sin obtener respuesta.

No fue hasta 2014 que la denuncia de los padres afectados tuvo importancia y en el 2016 Facebook llegó a un acuerdo, dedicando una partida presupuestaria con el objeto de devolver el dinero a los afectados y evitar los cargos indebidos.

En ese momento se estimó que el 9% de los ingresos de la empresa provenían de estos cargos fraudulentos.

En un principio cuando se hicieron las primeras reclamaciones, Facebook se negaba en forma rotunda a devolver el dinero que había obtenido por la vía del engaño, cuando fue requerida por unos padres que se percataron de que tenían cargos en su tarjeta por cientos de miles de dólares en un solo juego, exigiendo así que se les anularan esos cargos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *