El apagón en el CES hizo realidad la sensación de pérdida de electricidad de la feria en los espectadores

Las inesperadas e intensas tormentas que se hicieron presentes en las Vegas en días pasados, contribuyeron a la hora de dar con un matiz entre jocoso y de desencanto entre el público asistente al CES y todo debido a un apagón que dejó en tinieblas un pabellón completo.

Al parecer, las expectativas del público asistente se vieron en parte frustradas dada la carencia de noticias y avances tecnológicos importantes que llenaran esa avidez por la innovación tecnológica y electrónica a la que están habituados los asiduos al CES.

Se esperaba mucho más de las grandes como Apple, Microsoft y Google, esta última asoma algo más de intención en marcar una diferencia pero finalmente se quedó en eso y nada más, mientras Alexa hace su tarea y conquista cada vez más espacios, Google no tuvo éxito en dar a conocer al público  las bondades de su asistente virtual “Assistant” debido al intrincado acceso al pabellón de la marca dado los grandes charcos producidos por los torrenciales aguaceros.

CES a oscuras por apagón

Pero al parecer la feria desde los discursos de apertura no arrancó del todo bien, por una lado el representante de Huawei Richard Yu, quien aprovechó la oportunidad como orador inaugural y descargo el descontento de la empresa al ver cómo han puestos obstáculos al lanzamiento de su primer móvil en tierra norteamericana arguyendo el tema de seguridad y por otro el presidente de Intel, Brian Krzanich cuyo preámbulo fue explicar los fallos que afectan a sus procesadores que están en el mercado desde los 90.

Es así como se oscureció sin remedio la puesta en escena del vehículo autónomo manufacturado por Mobileeye y Ford, el Volocopter que puede transportar hasta dos personas y la exhibición de un grupo de drones sincronizados y sin GPS.

El CES ha sido protagonista de uno que otro anuncio de nuevos equipos audiovisuales que resultaron ser un poco más de lo mismo con algún valor agregado sin que ello resultará suficiente para lo que se esperaba realmente de las marcas presentes en la feria; ahora bien, cuando se habló de prototipos o de asistentes virtuales para audio y TV, el tema se puso más interesante con la futura aparición de las lentes de realidad aumentada, la pantalla enrollable, el TV modular gigante y asistentes virtuales para algunos de estos aparatos electrónicos.

La apuesta al futuro inmediato se centra en la más costosa y limitada al tamaño de la pantalla, la llegada del 8K aun cuando el mercado no termina de asimilar el 4K.

El CES también sirvió de plataforma, para que empresas como Sony, Acer y HP dieran a conocer sus nuevos productos y la renovación de sus catálogos; Kodak presentó su criptomoneda, en fin una feria que con su pros y contra dio de que hablar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *