Análisis del Legend of Zelda breath of the wild

Si había un título que los aficionados al mundo de los videojuegos estaban esperando como agua de mayo, ese era el Legend of Zelda breath of the wild. Un juego que viene de la mano de la Nintendo Switch y que ya ha sido el protagonista en ventas de los últimos días. Pero vamos a lo que realmente importa que no es otra cosa que profundizar un poco más en este apasionante mundo.

Unos gráficos de ensueño

Cuando hablamos de una consola portátil hay que partir de la base de que el motor gráfico siempre es algo inferior que el motor que puede tener una consola de sobremesa. Sin embargo, los gráficos, el nivel de detalle y los escenarios de este nuevo título de la saga, son sencillamente brutales.

A partir de ahí, y con una base bien formada, nos encontramos con la máxima expresión de lo que significa un mundo abierto dentro del mundo de los videojuegos. Vamos a poder hacer todo lo que queramos y lo vamos a poder hacer en el orden en el que mejor nos convenga. A esto hay que unirle que todas y cada una de las acciones que realicemos tendrán repercusión de un modo u otro en la historia.

En cuanto a la acción tenemos que decir que los combates van a ser muy complicados de resolver pero la jugabilidad es exquisita. Esto, unido a unos puzles que en muchas ocasiones nos obligará a estrujarnos los sesos, hacen que estemos ante un juego redondo.

Pero ahí no termina todo ya que como regalo de fin de fiestas, tenemos que decir que vamos a poder descubrir una gran cantidad de secretos. No deberíamos dejar de recorrer ningún rincón del mapeado ya que siempre podemos encontrar un nuevo detalle al cual prestar atención o un dato nuevo que nos ayude a disfrutar aún más del juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *